lunes, 1 de junio de 2020


Libertar un día cualquiera
subirme a un animal dormido
que mis ojos caigan de donde están
toquen el suelo
los masajee con el arco de mis pies
en una contemplación si vista.

Que el animal se despierte
lama mi mano
provoque que deje de vivir como hasta ahora
comience una batalla
entre la mano que sostiene una espada
y la caricia sobre lo desconocido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario